¿Pinterest o la Princesa prometida?

Tenemos un amigo diseñador gráfico, seguro que sabes quien eres, que cuando colgamos una cartel de Pinterest en Facebook. Nos dijo por privado, que no le gustaba mucho eso de tener que apuntarse a esta nueva red social. En Selenitas TIC creemos que no es conveniente ni necesario tener redes sociales que uno no va a usar. Pero nos parece «inconcebible»., como diría el pequeño gran genio de Vizzini citando a la Princesa Prometida, que un diseñador, un fotógrafo o cualquiera que se apasiona por el mundo visual no tenga pinterest.

El funcionamiento de Pinterest es muy fácil. Creas tableros (carpetas) que pueden ser públicos o privados, propios o colaborativos en los que subes fotos o guardar las imágenes que ves en internet y te gustan, respetando al autor porque no te apropias de ello sino que en realidad es un enlace a donde pertenecen. Navegando en Pinterest además puedes hacer un comentario, un me gusta , un pin it o guardarlo en tu tablero, compartirlo con un amigo y cuando públicas puedes conectarlos a otras redes para que lo vean tus amigos.

Pinterest es un vicio comparable al amor verdadero que en palabras del Milagroso Max :«El amor verdadero es lo mejor que existe, salvo quizá los bocadillos de cordero». Es una forma de coleccionar cromos online. Y «Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate para morir», asumidlo seguimos siendo niños. y cómo la venganza de este personaje no soltamos costumbres de la infancia.

Además si una imagen vale mil palabras ¿cuánto valen miles de imágenes ? Decía el gigante Fezzik. «Ten cuidado con los enmascarados, no son de fiar», en Pinterest no hay trampa ni cartón todo es visual. Es una experiencia lo de compartir tableros e imágenes de todas la temáticas que te imagines y con gente con las que tendrías un obstáculo difícil de salvar: el idioma.

Pero no vamos a hacer presión a nuestros amigos porque como le dice Whesley a la Princesa Buttercup: “Como desees…” es decir, os queremos con y sin Pinterest, eso sí es imperdonable no ver la Princesa Prometida.

Anuncios